Cómo elegir un sistema de gestión ERP

Un sistema de planificación de recursos empresariales, más conocido como ERP, es un sistema de gestión contable que engloba recursos informáticos para automatizar los procesos de administración de una empresa.

La implementación de un ERP surge a partir de la exigencia de brindar soluciones integrales con la inmediatez necesaria para optimizar otros procesos comerciales.

En el caso del asesor contable, la implementación de software asesorias posibilita un servicio de consultoría en tiempo real que sería impensado si la gestión financiera se realizará manualmente.

Al digitalizar los despachos profesionales, solo hay un interrogante: ¿Qué sistema de gestión ERP implementar?

¿Por qué elegir un sistema de gestión ERP?

En cuanto a los despachos profesionales y asesorías, la adopción de la tecnología resulta imprescindible para poder ofrecer un servicio que, por un lado, se ajuste a las necesidades particulares de cada cliente y que, por el otro, brinde soluciones en base a la información más reciente. Elegir un sistema de gestión ERP es necesario porque, entre otras cosas, permite:

  • Integrar varios programas informáticos y mantener toda la información de un cliente en una misma plataforma a la que muchas áreas distintas puedan tener acceso.
  • Acceder a la información empresarial actualizada y en tiempo real. Esto permite, además, que los directivos puedan visualizar mejor los datos y proyectar de qué manera harán crecer su negocio.
  • Optimizar las tareas contables. Esto permite que los empleados puedan dedicar sus esfuerzos a otras áreas productivas.
  • Mejorar la experiencia del cliente.

Criterios para elegir un ERP

Digitalizar una empresa y, en especial, un despacho profesional requiere anteponer sus necesidades para tomar la decisión más acertada.

En primer lugar, se debe pensar en cómo se puede optimizar el tiempo y, por lo tanto, el rendimiento de la empresa a través de tareas relacionadas con el manejo de datos y la creación de información valiosa que pueda utilizarse para mejorar las estrategias empresariales.

El software ERP no solo mantiene un control contable, sino que proporciona herramientas y recursos adicionales que permiten contrastar y visualizar la información minuciosamente.

Considerar de qué forma la empresa se beneficiará de las distintas maneras de analizar sus propios datos ayudarán a encontrar las funcionalidades que resultarán de utilidad en el corto y largo plazo.

Por último, el software debe proporcionar la manera de aplicar soluciones que estén integradas entre sí. En este sentido, un software que se vincule con otros aplicativos podría ser útil, siempre teniendo en cuenta las necesidades de la propia empresa.

La aplicación de un sistema de gestión ERP, en especial cuando se trata de empresas dedicadas a la asesoría y la gestión financiera, resulta imprescindible para optimizar procesos manuales y obtener una solución integral que contribuya a mejorar las estrategias del negocio.

Los criterios para elegir el software adecuado implican reflexionar acerca de las necesidades de la propia empresa y analizar de qué manera se encontrarán las soluciones que beneficien más a los procesos comerciales. La digitalización es fundamental para alcanzar esos objetivos.