Análisis Harry Potter: Hogwarts Mystery

Hace poco te habíamos comentado que llegaba Harry Potter: Hogwarts Mistery, un título para smartphones (Android e iOS) que reviviría las aventuras del joven mago. Pues bien, ya lo hemos probado… y te daremos nuestras conclusiones. Descubre más en Tu Informática Personal.

Harry Potter: Hogwarts Mystery está ubicado en la década de los 80. Esto es decir, mucho antes de la llegada del trío de oro de Harry Potter, Hermione Granger y Ron Weasley. A priori, puede resultar decepcionante para los fanáticos, aunque sin embargo este aspecto está algo pulido y no logra ser uno de los puntos flojos del videojuego.

De todas maneras, nos encontraremos con personajes icónicos de la saga. Para empezar, como nuevos alumnos de la escuela de Dumbledore, podremos crear nuestro propio avatar usando el editor de personajes (con gráficas muy similares a Los Sims).

La aventura que viviremos reúne varios géneros, aunque de una forma pobre. De esta manera, ofrece ciertos rasgos de gestión, exploración y minijuegos de habilidad y acción. El juego comienza siendo prometedor gracias a su ambiente: ¡estamos reviviendo el mágico mundo de Hogwarts! Y, además, con una historia de fondo diferente a la que acostumbramos en la saga de las películas o los libros: nuestro hermano fue expulsado de Hogwarts y debemos descubrir por qué.

De todas formas, la aventura se desarrolla de forma bastante guiada e independiente del guión, con algunas escenas que cortan narrativamente para introducirnos en diferentes momentos del título. Los diálogos no sorprenden para nada, e incluso molestan por hacerse predecibles, ya que tenemos un sistema de elección de respuestas que no afecta absolutamente en nada el desarrollo de la historia. Sin embargo, justamente el desarrollo de la historia está en problemas: no invita a seguir jugando. Al no disponer de libertad de movimientos (todo se desarrolla en escenas estáticas, menús y diálogos, además de los diferentes minijuegos) se termina desaprovechando completamente el concepto de exploración que bien podría haber sido el punto fuerte de este juego. Al fin y al cabo, estamos en un mundo mágico.

Sin embargo, eso no será lo peor: el auténtico Voldemort de este videojuego serán los micropagos. Harry Potter: Hogwarts Mystery presenta uno de los sistemas basados en microtransacciones más agresivos del mercado. Básicamente, la única manera de continuar la historia es disponiendo de energía, la cual se gasta con acciones que realizas -las cuales, si vamos al caso, no tienen mucho sentido-. Por ejemplo, para pasar determinada etapa del videojuego, no dependeremos de nuestra capacidad, conocimientos o destrezas al momento de jugar: solo deberemos disponer de la energía suficiente para “tocar” la pantalla las veces que se necesiten para completar el objetivo. Y es que, tampoco eso está muy claro: ¿cuál es la dinámica del juego, si al fin y al cabo, no se puede “jugar”?

Conclusiones

El videojuego intenta combinar un poco de las aventuras gráficas (mal logrado, ya que tanto su sistema de narración como el de afectar la historia son inútiles) con los juegos tipo puzzle (tan sencillos que solo pueden perderse si cierras el juego o te quedas sin energía, lo cual te será usual).

En cuanto a los aspectos positivos, podemos destacar los gráficos y los ambientes (con una banda sonora que, en este tipo de sagas, jamás deja mal sabor de boca). Sin embargo, sentimos que se podría haber aprovechado muchísimo más. Al fin y al cabo, los fanáticos de Harry Potter esperábamos otra cosa.

Ariel

Estudiante de Comunicación Social.

Noticias Recientes

Suscríbete a nuestro Boletín

Síguenos

Puedes estar al día de las mejores noticias siguiéndonos en nuestras redes sociales!

Lo popular de este mes